Emilio José Baños Ardavín, Rector de UPAEP informó que ya dieron inicio las prácticas de laboratorio de áreas médicas y biológicas, con autorización de las autoridades de la Secretaría de Educación Pública del estado de Puebla.

Durante una rueda de prensa ofrecida con motivo del 48 aniversario de la institución universitaria, el rector se mostró agradecido con las autoridades locales por hacer posible el arranque paulatino de las actividades presenciales.

Además mencionó que en el periodo Verano 2021, si las condiciones sanitarias lo permiten,  podría darse un sistema híbrido, es decir, semipresencial para que los univresitarios retomen sus actividades.

“Se han otorgado una serie de descuentos para acompañar el esfuerzo de las familias y también se ha incrementado el porcentaje de becas en un 40% para estudiantes con situaciones particulares”.
 
El Rector de UPAEP expuso que el modelo u50, con su vertiente plus, acelera las dinámicas de multi modalidad y de uso de tecnologías educativas, dando como fruto la creación del Centro de Enseñanza y Apoyos para la Investigación y Aprendizaje.

También señaló que la UPAEP, en este 2021, fue la segunda universidad particular mejor calificada en el ranking de impacto que tienen las instituciones de educación superior en relación a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU hacia el 2030.

Asimismo, Emilio Baños comentó que en materia de colaboración interinstitucional se ha firmado la incorporación de UPAEP en la Red Interuniversitaria de Universidades Particulares, que incluye a las 12 casas de estudio que tienen mayor impacto en el aspecto de la investigación en México.

Sobre el tema de los cambios en el Sistema Nacional de Investigación de CONACYT comentó que se está contemplando un amparo institucional; “Hay un acto discriminatorio porque ante la igualdad de circunstancias y méritos se les excluye del apoyo”.

De igual forma Baños Ardavín hizo alusión al otorgamiento de Profesor Emérito a dos baluartes de la propuesta educativa UPAEP: a José Antonio Arrubarrena Aragón y a Juan Armando Louvier Calderón. 

Se les dio este reconocimiento “por su compromiso con la ciencia, con el saber, por su vocación educativa, por el compartir toda esta experiencia con la sociedad e incidir en cada una de sus áreas”.