La Universidad Iberoamericana Puebla podrá iniciar su periodo de Verano 2021 de manera semipresencial y desdensificada el próximo 24 de mayo siempre que el semáforo epidemiológico permanezca en amarillo. Así lo ha notificado la Subsecretaría de Educación Superior del Estado de Puebla al pronunciar que la Casa de Estudios “cumple con todos los requisitos…, por lo que es procedente la apertura de actividades académicas prácticas”.

El aviso gubernamental corresponde a la solicitud realizada por la IBERO Puebla en días previos para el retorno de una fracción de su alumnado, tal como es requisitado en los Lineamientos para la Reanudación de Actividades Académicas Prácticas en Instituciones de Educación Superior emitidos por el Gobierno estatal.

El aval culmina una serie de esfuerzos colaborativos entre la Institución educativa y las autoridades para garantizar la bioseguridad de la Comunidad Universitaria, sin descuidar la excelencia académica ni la viabilidad económica del proyecto educativo y de sus integrantes. Dichos encuentros también permitieron la postulación de rutas de acción que pudieran ser replicadas en universidades de todo el estado.

Con estos tres ejes rectores, la Universidad Iberoamericana Puebla ha redoblado esfuerzos para garantizar que los recursos tecnopedagógicos, sanitarios y logísticos permitirán el desarrollo armónico del primer periodo presencial desde el éxodo coronavírico del pasado marzo de 2020. Esto supondrá el regreso de entre el 25 y el 40 por ciento del estudiantado, así como del 70% de los colaboradores.

En este primer ejercicio de adaptación a una nueva cotidianidad se dará prioridad a los estudiantes de semestres avanzados cuyo plan de estudios demanda necesariamente la inscripción de materias prácticas, así como a aquellos que se encuentran en la recta final de sus estudios. Tanto alumnos como profesores deberán firmar una carta en la que protesten su regreso voluntario a las aulas; no se penalizará a nadie que decida permanecer en casa.

Para el desarrollo seguro de las actividades, toda la Comunidad Universitaria llevará a cabo un automonitoreo diario para identificar posibles síntomas de COVID. Si el formulario autoriza su ingreso, la persona podrá acudir a las clases y realizar trámites administrativos siguiendo los protocolos internos.

Asimismo, para garantizar los aprendizajes propios de la convivencia cotidiana fuera de los espacios áulicos, el campus ha sido adaptado a las medidas de distancia segura e higiene mediante señalética e infraestructura que delimita rutas de acceso y salida, aforos máximos y tiempo ideal de permanencia en las instalaciones. Por tal motivo, las actividades extracurriculares, culturales, deportivas y de acompañamiento serán retomadas en una siguiente etapa de descongelamiento.

La IBERO Puebla refrenda su compromiso con la transformación de la realidad a través de la acción crítica, responsable y amorosa. Al mismo tiempo, asume la oportunidad de reabrir sus puertas como un llamado a tejer redes de resiliencia comunitaria que contribuyan a subsanar las múltiples peripecias propiciadas por el nuevo coronavirus y que den pie a la construcción de una sociedad más sana, justa y fraterna.