El Observatorio Nacional Ciudadano Seguridad, Justicia y Legalidad (ONC) coloca a Tlaxcala como una de las entidades con cambio de gobierno que deberá atender el repunte de delitos de género. De acuerdo con el Reporte semestral 2021 de incidencia delictiva, Tlaxcala es uno de los focos rojos de atención en materia de seguridad.

El reporte revela que por primera vez la tasa de feminicidios en Tlaxcala alcanzó la tasa nacional de homicidios por razón de género y reportó incrementos de 168.1 por ciento en el delito de violencia familiar con una cifra negra de casi 90 por ciento.

Además, reporta el incremento de los delitos patrimoniales, sobre todo el robo a transeúnte que creció 208.3 por ciento en el primer semestre de 2021, el robo a casa habitación que creció 103.59 por ciento y robo a negocio con un crecimiento de 49.04 por ciento.

Según el informe, los gobiernos estatales electos pertenecientes al mismo partido del presidente comparten el discurso y la propuesta de seguridad, o bien carecen de propuesta, por lo que la gobernadora electa, Lorena Cuéllar Cisneros, se enfrentará a uno de los mayores retos en seguridad de los últimos años.  

Al respecto, la organización propone que el gobierno electo replantee la estrategia de seguridad fuera de política federal que no ha logrado detener ni reducir la violencia en el país; que evalúe la permanencia de la guardia nacional y la política social enfocada en los municipios considerados más violentos.

Y es que las cifras oficiales indican incrementos nacional en los delitos de feminicidio, homicidio culposo, extorsión, trata de personas, lesiones dolosas, robo a transeúnte, robo en transporte público, violación, violencia familiar y narcomenudeo.

Lo anterior significa que cada 15 minutos en México se cometió un asesinato durante el primer semestre, un feminicidio cada ocho horas y un caso de violencia familiar cada minuto.