Al menos 987 mil poblanos viven en localidades con poco acceso a carreteras pavimentadas y poca disponibilidad de transporte público que reduzca las distancias entre sus centros de trabajo, hogares y otras localidades.

El informe sobre el Grado de Acceso a Calles Pavimentadas (GACP) 2020 del Coneval, refiere que el 13 por ciento de la población en Puebla tiene grado bajo o muy bajo de acceso a estos servicios, por lo que se coloca entre las ocho entidades con el mayor porcentaje de pobladores que viven en localidades con poco acceso a calles solo después de Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Nayarit, Tlaxcala Y Veracruz.

El grado de accesibilidad a carretera pavimentada al año 2020 fue muy bajo en mil 300 comunidades de Puebla, bajo en 35 mil 300, medio en 4 mil 900, alto en 29 mil 600 y muy alto en 30 mil 400 localidades de la entidad con poblaciones que van de los 45 a los mil ciudadanos.

El Coneval aclara que la mayoría se trata de localidades pequeñas y aisladas en territorios amplios, con poca concentración de pobladores y lejos de los centros económicos más importantes; pese a ello, el Consejo reitera que esta característica es un criterio para medir la desigualdad.

Por ejemplo, en Acultzingo, La Cardenista o Cuautenco del municipio de Acajete no hay transporte público y la zona con servicio de salud más cercano está a una hora de tiempo, lo que vulnera el derecho no solo a la comunicación sino a la salud.

Sin embargo, esta condición mejoró en los últimos 10 años cuando mil 600 localidades no tenían acceso a carreteras pavimentadas, brecha que se redujo a mil 300 con un crecimiento de 2 mil 100 localidades con acceso muy alto a 30 mil 400.