Integrantes de la comunidad de la diversidad sexual en Tlaxcala, celebraron que en el Congreso del Estado hayan legislado para prohibir las terapias de conversión sexual  y además establecer penas de prisión, de dos a cuatro años, a quienes las obliguen o practiquen.

A unos días de la aprobación a las reformas al Código Penal local para sancionar el delito de violación a la identidad sexual, es decir las terapias de conversión sexual, la representante en Tlaxcala de la Red Nacional de Mujeres Trans, Paola Jiménez Aguirre y el integrante de la asociación civil Coalición Mexicana LGBTTTI+, Antonio Escobar Muñoz, reconocieron la voluntad política que mostraron las y los diputados para avalar dichas reformas, esto a pesar de la negativa de algunos integrantes de bancadas por legislar a favor de las comunidades diversas.

LEER TAMBIÉN: Terapias de reconversión y adopción homoparental, pendientes de LGBT+ en Tlaxcala

Comentaron que la actual legislatura  mostró avances importantes como la aprobación del matrimonio igualitario, el cambio de identidad sexo-genérica en el Código Civil y recientemente la prohibición de las terapias de reconversión sexual.

“Es un pendiente que se atendió que era urgente en Tlaxcala en la agenda de los derechos y libertades de las poblaciones diversas en el estado, hoy celebramos las organizaciones de la sociedad civil este avance en este tema, desde luego se avanza en a un Tlaxcala más justo e igualitario para todas y para todos, creo que los testimonios  de las personas que sufrieron las terapias de conversión que sufrieron golpes, maltratos psicológicos, violaciones colectivas en el caso de mujeres lesbianas y bisexuales queremos que en Tlaxcala  ya no sea una realidad y que sea algo que se tenga que prevenir y sancionar. El Congreso del estado ha avanzado en el tema y lo celebramos y felicitamos”.

Dijeron que si bien en Tlaxcala no hay  centros donde se practican esas terapias, lo real es que las personas LGBTTTIQ+ eran llevadas a clínicas en la Ciudad de México y Puebla para cambiar la orientación sexual.

No obstante, ambos activistas consideraron que aún hay temas pendientes y urgentes para proteger a las comunidades diversas en Tlaxcala, se trata de los crímenes de odio contra la comunidad LGBTTTIQ+, en la que no únicamente se deben establecer sanciones sino también acciones de prevención con políticas públicas adecuadas.

Sobre el tema, Paola Jiménez subrayó que “México ocupa el segundo lugar  a nivel mundial en crímenes de odio y principalmente las población más afectada dentro de toda la diversidad somos las mujeres trans, la esperanza de vida es de 35 a 40 años y es justamente por los crímenes de odio, nos están matando por el hecho de ser mujeres y de ser mujeres trans, creo que es importante que en Tlaxcala se legisle en la materia  para garantizar que las mujeres trans podamos vivir de manera libre y plena y que desde luego se sanciones y castigue a quienes cometen estos actos”.

En este tema, revelaron que del 2001 a la fecha las organizaciones defensoras de los derechos de la comunidad LGBTTTIQ+ han documentado 15 crímenes de odio por orientación sexual o identidad de género, sin embargo, existe una cifra negra porque las familias de las víctimas prefieren llorar a sus muertos y mantener en lo privado la identidad y preferencias sexuales.