Los dos panteones municipales de Huamantla y Tlaxcala estarán abiertos este 10 de mayo, fecha en que se celebra el Día de las Madres, por lo que las familias podrán acudir a los camposantos pero deberán cumplir con los protocolos de cuidado, higiene y distancia social para evitar riesgo de contagios de COVID19.

Justo este 10 de mayo Tlaxcala ingresará a indicador verde en el semáforo epidemiológico nacional, por el riesgo bajo de contagios, sin embargo eso no significa que la emergencia sanitaria por el coronavirus haya terminado.

No obstante, con semáforo verde está permitido realizar todas las actividades, pero con precaución y prevención.

En ese sentido, las autoridades de los municipios de Tlaxcala y Huamantla anunciaron que los panteones tendrán abiertas sus puertas para que las familias acudan a limpiar y arreglar las tumbas de las mamás que han fallecido.

En el caso de Huamantla, los panteones ubicados en Santa Anita y plazuela de Jesús abrirán sus puertas de 7:00 a 19:00 horas este domingo y mañana lunes, el resto de los días será en horario normal.

Con respecto a los camposantos de Tlaxcala la autoridad dio a conocer que el horario será ampliado con el propósito de evitar aglomeraciones, también recomendaron no acudir en grandes grupos de personas, en la medida de los posible no llevar a niños, personas de la tercera edad y mujeres embarazadas.

Tampoco podrán ingresar grupos musicales como: mariachis, tríos, rondallas, grupos norteños, etcétera, y la estadía será máximo de 20 minutos, a fin de darle oportunidad a todos los asistentes de ingresar a dejar flores. Así mismo se pide a la población que, de ser posible lleven sus garrafones con agua.

El aforo de personas será de 150 por panteón y conforme vayan desalojando se irá permitiendo el acceso, esto con la finalidad de mantener la sana distancia entre personas, por ello, también se establecerá que la puerta principal será el único acceso y una puerta lateral única salida, el resto de las puertas permanecerán cerradas.

La orden fue también para las presidencias de comunidad encargadas de administrar los panteones y determinar las reglas de operación, resaltando que cada quien será responsable de acatar las medidas de higiene y seguridad para evitar contagios por COVID-19.