La presidenta municipal de Tlaxco, Gardenia Hernández Rodríguez, detecto presuntas anomalías financieras cometidas por la alcaldesa interina Josefina Albuquerque Arroyo, las cuales esperará a que se aclaren además de darle seguimiento a algunos casos, como la pérdida de unos laudos laborales.

Tras asumir el control de la administración municipal, luego de vencerse la licencia solicitada para participar en el proceso electoral de este año, en el que buscó una diputación local pero no fue favorecida con el voto, la alcaldesa en funciones, detectó la pérdida de algunos juicios laborales que afectarán las financias del municipio, así como algunos pagos anticipados por liquidación de personas, entre otros.

De esta manera, el equipo jurídico analizará estas acciones y espera que se esclarezcan por parte de la primera regidora suplente, quien asumió el encargo tras las licencias de Gardenia Hernández, como alcaldesa y de Diana Torrejón Rodríguez, primera regidora propietaria.

En tanto, anunció que llevará a cabo la difusión de información a la ciudadanía, para que conozca sobre el manejo y destino de los recursos, a fin de esclarecer diversos puntos que incluso fueron blanco de ataques durante su campaña, en la que la denunciaron de malos manejos y anomalías, las cuales afirmó que sólo se trató de una campaña negra en su contra.

De igual forma, anunció que designará a un equipo de su gobierno para iniciar el proceso de transición con las autoridades electas, a fin de garantizar transparencia en la entrega – recepción tersa y con total apertura.

“El periodo electoral culminó y durante dos meses fui objeto de difamación y la ciudadanía sólo obtuvo desinformación; por este motivo es prioritario para mi gobierno dejar en claro que hay disposición así como responsabilidad para llevar a cabo una transición transparente y ordenada, por lo cual asignaré a un equipo profesional para iniciar los trabajos”, informó.

Por su parte, Josefina Albuquerque Arroyo, retomó su función como primera regidora, sin embargo, acusó que no fue informada sobre el retorno de la alcaldesa propietaria, además de que presuntamente fue víctima de intimidación, ya que al arribar a la presidencia, la edil acudió escoltada por personal de seguridad pública, familiares, conocidos y personal del ayuntamiento.

De igual forma, afirmó que fue obligada a entregar documentación en su poder que la tuvo hasta pasada la medianoche en el inmueble, situación por la cual analiza la interposición de un proceso legal ante las instancias correspondientes por este incidente.