De acuerdo con el Estudio Nacional de Opinión Pública de México Evalúa, en la primera semana de mayo, la aprobación del presidente de México en Tlaxcala creció 1.4 por ciento para cerrar en 53.9 de aprobación, mientras que en Puebla cayó 4.1 por ciento para cerrar en 51.3.

A un mes de la elección del seis de junio, la aprobación de los gobiernos de Puebla y Tlaxcala y del gobierno federal podría definir la tendencia del voto, o al menos fijar un escenario numérico sobre la preferencia electoral.

En el caso de Tlaxcala, los discursos de las candidatas Anabell Ávalos Zampoalteca y Lorena Cuellar Cisneros –ambas, punteras en las encuestas- están marcados, por un lado, por el llamado a la continuidad del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez y, por otro, por la figura del presidente de México.

En ese sentido, la aprobación de AMLO en Tlaxcala creció en la última semana y la de Marco Mena disminuyó 5.4 puntos y la de Miguel Ángel Barbosa Huerta 5.1 por ciento, colocándose entre los seis gobiernos con la mayor perdida de aprobación a un mes de la elección.

Sin embargo, el gobernador de Tlaxcala tiene la sexta aprobación ciudadana más alta en el manejo de la pandemia con 74.6 por ciento de los encuestados, mientras que Miguel Ángel Barbosa tiene el 57.2 por ciento y se ubica como el séptimo peor calificado.

Pese a estar en los primeros lugares, Marco Mena perdió 0.2 por ciento de aprobación en el contexto del Covid-19, mientras que Andrés Manuel López Obrador ganó puntos al cierre de la primera etapa de la jornada de vacunación en adultos mayores.

Este porcentaje podría marcar la tendencia para las candidatas y candidatos de Morena debido a que el 50 por ciento restante se diluye en candidatos de otros partidos sin fuerza porcentual para hacerle frente a 5 de cada 10 votos.