Luego de más de 16 meses sin arribos de cruceristas a Yucatán, llegó a Puerto Progreso la embarcación Carnival Breeze de la naviera Carnival Cruise que, con 2,825 pasajeros y 1,367 tripulantes que estarán generando una importante derrama en la entidad, da paso al reinicio de operaciones de cruceros en ese estado, impulsando la economía y creando empleos para los yucatecos.

Producto de la reunión del Gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, con Arnold Donald, CEO de Carnival, a quien pidió considerar a Progreso entre los principales puertos de sus itinerarios cuando empezara a reiniciarse esta industria, este día se reactivó dicho sector en ese estado con el arribo de la mencionada embarcación procedente de Galveston, Texas, Estados Unidos, siguiendo con todas las medidas de bioseguridad y los protocolos sanitarios para proteger la salud de la tripulación, pasajeros y los yucatecos.

En su turno, el capitán del crucero Carnival Breeze, Rocco Lubrano, destacó que, a pesar de más de año y medio de retos por la pandemia, la alianza entre Carnival y Yucatán continúa fuerte y muestra de ello, después de 16 meses la naviera se encuentra de vuelta en territorio yucateco, por lo que expresó su gratitud al Gobierno estatal y el Puerto de Progreso por la cálida hospitalidad de los yucatecos, que reciben siempre a los visitantes con los brazos abiertos.

Cabe señalar que, de acuerdo con las especificaciones de la CDC, el crucero no llega a su 100% de capacidad, transportando a tan solo 2,825 de los 4,400 pasajeros que tiene como capacidad máxima. De acuerdo con los protocolos sanitarios, todos los pasajeros deben contar con la vacuna contra el Coronavirus para abordar la embarcación. De igual manera, todos los tours se realizan respetando los protocolos sanitarios y las medidas de higiene para cuidar la salud de los visitantes y la población local.

Al dirigir un mensaje, Vila Dosal afirmó que hoy es un día importante, ya que la reactivación de la actividad turística de cruceros es un alivio para muchos prestadores de servicios, no solamente de Progreso, sino de todo el estado de Yucatán porque representa la reactivación de un segmento de mucho empuje.

De acuerdo con su itinerario, el barco zarpó de Galveston, Texas, en Estados Unidos, para dirigirse al puerto yucateco, posteriormente a la isla de Cozumel y finalizar su recorrido en su punto de salida. Se trata del primero de los 29 arribos de diferentes barcos que están programados para arribar en Yucatán lo que resta de este año, los cuales están sujetos a las nuevas condiciones sanitarias indispensables para el tránsito de pasajeros.