"Quiero expresar mi preocupación por las tensiones y los enfrentamientos violentos en Colombia, que han causado muertos y heridos. Hay muchos colombianos aquí en la plaza, recemos por su patria", dijo Francisco, citado por la web del Vaticano.

Colombia cumple este 9 de mayo 12 días de manifestaciones que comenzaron el 28 de abril en rechazo a la radicación en el Congreso de una polémica reforma fiscal impulsada por el Gobierno, que ante la presión de las movilizaciones fue retirada.

Sin embargo, las manifestaciones se han mantenido para exigir otras medidas, entre ellas retirar el proyecto de reforma a la salud, desmilitarizar los campos y ciudades, cumplir el Acuerdo de Paz, y desmantelar las organizaciones criminales.

En el marco de esas movilizaciones se registraron al menos 27 muertos, mientras 548 personas se dan por desaparecidas, según cifras reveladas por la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo.

En un reporte independiente, la Defensoría informó también de 364 civiles y 41 miembros de la Fuerza Pública lesionados en el marco de las manifestaciones.

Ante tales abusos, la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea y organizaciones de derechos humanos, entre otras, han denunciado ante la comunidad internacional un uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía de Colombia.
Enfrentamientos en Jerusalén este

El papa Francisco instó a poner fin a los enfrentamientos en Jerusalén oriental.

Tras rezar la oración mariana del Regina Coeli, el pontífice dijo que sigue con especial preocupación los acontecimientos que están teniendo lugar en Jerusalén.

"Rezo para que sea un lugar de encuentro y no de enfrentamientos violentos, un lugar de oración y de paz. Invito a todos a buscar soluciones compartidas para que se respete la identidad multirreligiosa y multicultural de la Ciudad Santa y prevalezca la fraternidad. La violencia sólo genera violencia. Basta de enfrentamientos", instó Francisco, citado por la web del Vaticano.

Los planes de desalojo en el disputado barrio de Shej Jarrah llevaron a una escalada de violencia en Jerusalén este, con al menos 90 palestinos heridos en los enfrentamientos con policía israelí durante la jornada del 8 de mayo. El número total de palestinos lesionados en los últimos días en Jerusalén oriental ya supera los 300.

Los choques comenzaron después de que militares israelíes impidieran una huelga frente a las viviendas de las cuales el tribunal había ordenado desalojar a 28 familias.

En 1956, el Gobierno jordano junto con la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés) decidió asentar a 28 familias en el barrio de Sheij Jarrah. Sin embargo, las autoridades nunca entregaron a esas familias los títulos de propiedad.