La espuma en la presa de Valsequillo se debe a la presencia de fosfatos en el agua, provenientes de jabones industriales y fertilizantes, ya que empresas no están tratando el agua que vierten al río Atoyac.

Así lo manifestó el director del Soapap, Gustavo Gaytán Alcaraz, quien señaló que actualmente hay descargas de lavadores de mezclilla que utilizan jabones “muy duros” que llegan al río.

Además que la lluvia arrastra al afluente los fertilizantes de fosfato amónico, sustrato simple y triple que se utilizan en zonas agrícolas cercanas al río.

La versión referida esta mañana contrasta con la dada a conocer hace dos años, en julio de 2019 cuando la espuma apareció y se tragó a un joven que se tomaba una Selfie. 

Explicó que la espuma se forma por la presencia de fosfatos en el agua, así como por el golpeteo a lo largo del río y la transferencia de oxígeno.

Sostuvo que las 6 plantas de tratamiento que opera la concesionaria del Soapap procesan un promedio de 5.5 millones de metros cúbicos mensuales de aguas jabonosas de domicilios.

Sin embargo, el 40 por ciento de las aguas contaminadas provienen de municipios conurbados --fuera del área de cobertura-- que realizan varias descargas descontroladas de jabones al Atoyac.

Faltan inspectores para supervisar descargas a Atoyac

Al respecto, el gobernador Miguel Barbosa Huerta reprochó la falta de plantas tratadoras en municipios y empresas, pues insistió en que la contaminación del río Atoyac continuará hasta que no sean canceladas las descargas irregulares.

Y es que, Gaytán Alcaraz admitió que el organismo no cuenta con los inspectores suficientes para vigilar que empresas cumplan con el tratamiento de sus aguas residuales y que la Conagua tampoco realiza inspecciones.

Señaló que hay empresas con permisos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para descargar directamente al río Atoyac se aprovechan de ello y no ponen a funcionar sus plantas tratadoras.

Sin embargo, aseguró que trabajarán en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente estatal para intensificar las supervisiones.

En 2019, Daniel Lugardo González, era Gerente de Calidad del Agua en Agua de Puebla  refirió que la nube tóxica en Valsequillo era un proceso generado por la descarga en los afluentes de agua con jabón en grandes cantidades, que al ser arrastrada por la corriente y el movimiento natural del agua, provocó que se formara la capa blanca.

Estas aguas jabonosas provienen de descargas hechas tanto desde casas habitación como de algunas industrias, y al ser arrastradas, se genera un efecto similar al de jabón en una “lavadora”, que es lo que en ocasiones se logra ver, como si se tratara de una nube blanca sobre el agua.

TE RECOMENDAMOS LEER
VIDEO | Otra vez aparece espuma tóxica en zona de Valsequillo El 22 de julio de 2019 un joven murió por acercarse a la espuma