La casa de Sandringham Estate, de la monarquía británica, anunció en Twitter que cuenta con una nueva línea de cervezas de la reina Isabel II.

La cerveza será vendida en la tienda de regalos de Sandringham. Serán botellas de 500 ml con dos variedades: una tradicional inglesa “amarga” filtrada en frío y una Golden IPA descrita como “excepcionalmente natural”.
Las cervezas se producen por la empresa Barsham Brewery en Norfolk y tienen ingredientes orgánicos. Utilizan cebada orgánica Laureate Spring cultivada en las tierras de Sandringham.

Las botellas llevan el nombre de Sandringham junto con un diseño de una liebre y un faisán, como referencia a que en los jardines tienen ese tipo de fauna.

Esta no es la primera incursión de la reina en el negocio del alcohol. El palacio de Buckingham vende sus propias ginebras, vinos, whiskies y champán.

Por ejemplo, hace menos de un año, el príncipe Carlos presentó una ginebra orgánica elaborada con plantas cosechadas en el jardín de Gloucestershire, con verbena de limón, tomillo y romero, además de otros granos raros y orgánicos.

Además de los destilados, la familia real produce una miel obtenida de las colmenas de una de sus fincas, y un jugo de manzana orgánico elaborado a partir de una mezcla de manzanas de la herencia inglesa recogidas a mano de The Orchard en Highgrove Estate.