En el segundo trimestre de 2021 un millón 957 mil 293 poblanos laboró sin prestaciones, en condiciones precarias, con sueldos fluctuantes por jornada laboral y sin seguridad social, cifra que representa una tasa de informalidad laboral de 67.5 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), de acuerdo con el último informe del Inegi.

Del mismo modo, en condiciones de informalidad trabajaron 413 mil 453 tlaxcaltecas, mientras que otros 203 mil 970 laboraron menos de 35 horas semanales por causas involuntarias a pesar de estar dispuestos a trabajar más horas para obtener mayores ingresos para sus familias, esta condición el Inegi la clasifica como población subocupada.

Con estas cifras, Tlaxcala reportó una tasa de informalidad laboral de 65 por ciento y de subocupación de 33.3 por ciento, lo que significa que seis y tres de cada 10 tlaxcaltecas en edad de trabajar laboró en la informalidad (sin contrato ni prestaciones) o con horarios reducidos y, por lo tanto, con ingresos insuficientes para satisfacer sus necesidades.

Por otro lado, en Puebla 606 mil 36 personas trabajaron menos horas de las necesarias para obtener ingresos suficientes, por lo que la entidad cerró con una tasa de subocupación de 20.9 por ciento de su PEA.

En ese sentido, las tasas de informalidad laboral de Puebla y Tlaxcala se ubicaron por arriba de la media nacional que, al cierre del segundo trimestre del año, fue de 50.1 por ciento y solo Tlaxcala se ubicó por arriba de tasa nacional de subocupación que fue de 25 por ciento.

Respecto al desempleo, el Inegi confirmó este lunes los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) al informar que en el segundo trimestre del año, la tasa de desocupación disminuyó en Tlaxcala, es decir, no trabajaron 28 mil 788 personas de la PEA durante el segundo trimestre de 2021, número que es menor a los 36 mil 138 tlaxcaltecas sin empleo durante el primer trimestre del año.

Para Tlaxcala estas cifras son alentadoras debido a que la tasa de desempleo de 4.7 por ciento es evidentemente menor a las 5.9 por ciento entre el primer y segundo trimestre.

Sin embargo, en este aspecto los efectos de la pandemia no retrocedieron en el segundo tramo del año para Puebla, entidad que registró un aumento del desempleo al pasar de 101 mil 489 a 107 mil 288 desempleados, es decir, la desocupación creció de 3.5 a 3.7 por ciento.

El Inegi concluye que la informalidad en Puebla y Tlaxcala se ha mantenido estables en los últimos años pero aún se ubican entre las 10 entidades con el mayor porcentaje: aproximadamente más de la mitad de la fuerza laboral de ambos estados se encuentra empleada en el sector informal.