Reactivar la economía con base en trabajo digno es esencial para ampliar el mercado interno, incrementar la productividad y reducir la pobreza y la informalidad. Con 56 millones de personas económicamente activas, México puede ser una gran potencia mundial y lograr crecimientos sostenidos, con base en sus múltiples ventajas competitivas.

Este 1º de mayo, Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, hace un llamado al gobierno, la iniciativa privada, a las organizaciones sindicales y al conjunto de la sociedad, a acordar una agenda de transformación que ponga en el centro los derechos laborales y promueva la reactivación económica con igualdad e inclusión, especialmente de jóvenes y mujeres.

Un acuerdo así requiere desechar el paradigma económico que suponía que la ventaja comparativa y la competitividad de nuestro país está basada en bajos salarios y precariedad laboral. La subcontratación abusiva fue uno de los resultados nefastos de ese paradigma. Esta práctica ahora ha quedado prohibida con la reciente reforma legislativa, surgida de un acuerdo tripartito. Ese impulso de diálogo social, acuerdos y transformación debe continuar e ir más lejos.

En este sentido, una agenda de reactivación económica con igualdad e incluyente, debe promover crecimiento económico con respeto a derechos laborales.


Los saldos de la pandemia (Marzo 2020 a Marzo 2021)