La tenista japonesa Naomi Osaka fue la encargada de encender el pebetero olímpico en la ceremonia de apertura de los juegos en Tokio. 

La campeona mundial, cuatro veces ganadora del gran slam, ayudó a que el fuego olímpico completara el viaje que empezó en Grecia y terminó hoy en en el Estadio Olímpico.

El pebetero de Tokio 2020 se colocó sobre una estructura polidimensional que surgió de una esfera que se mantuvo cerrada a lo largo de la ceremonia. 

Luego la espera se abrió para recibir la llama que ardera sobre una representación del Monte Fuji, 


Naomi Osaka enciende el Pebetero de Tokio un siglo después de que Alice Milliat organizara las Olimpiadas Femeninas en 1921 como respuesta a la negativa del COI  para aceptar a las mujeres en todos los deportes.