Una mujer china que intentó quedar embarazada por cerca de un año se vio sorprendida al descubrir que había nacido varón y era intersexual (una condición genética que se manifiesta en el desarrollo de órganos sexuales), después de acudir al hospital por una lesión de tobillo, informa South China Morning Post.

De acuerdo a los reportes, cuando el doctor revisó la radiografía notó que los huesos de la paciente no se habían desarrollado completamente, y que esta aún presentaba las características óseas de una adolescente, hecho que desconcertó al galeno.

Durante el interrogatorio médico, la chica, de 25 años, confesó que nunca había menstruado, situación por la que años atrás su madre la había llevado a un especialista, quien le aseguró que su desarrollo sexual era más lento de lo normal y que tendría su menarquia eventualmente. "Cuando crecí, este asunto me pareció bastante embarazoso, así que no lo traté en serio", comentó.

Los resultados de una serie de pruebas endocrinológicas que le fueron practicadas mostraron que sufría de presión arterial alta y de un nivel bajo de potasio en la sangre, un síntoma típico de una enfermedad llamada hiperplasia suprarrenal congénita, que podría provocar un trastorno del desarrollo sexual.

Sin embargo, una prueba genética demostró que las afectaciones de sus glándulas suprarrenales no eran las responsables de su imposibilidad de embarazarse o la ausencia de menstruación. La verdadera causa se encontraba a nivel cromosómico, ya que la paciente es portadora de un cariotipo masculino 46 XY, una condición conocida como disgenesia gonadal parcial. Se trata de un trastorno del desarrollo sexual asociado a anomalías en el desarrollo de los órganos reproductivos que da lugar a una ambigüedad genital de grado variable en cada paciente.

La serie de estudios que le practicaron tras comprobarse su intersexualidad no mostraron la presencia de genitales masculinos internos. "No encontramos testículos ocultos en su cuerpo. Tal vez sea porque ya es bastante mayor y se han degenerado y atrofiado", comentó Dong Fengqin, endocrinólogo que atendió a la mujer

"A pesar de la falta de menstruación, 'Pingping' [nombre ficticio dado a la paciente] no tenía ninguna razón para sospechar que era otra cosa que una mujer biológica porque tenía genitales femeninos externos", escribió el Primer Hospital Afiliado del Colegio de Medicina de la Universidad de Zhejiang en un comunicado.

Ahora que las afecciones causadas por la hiperplasia suprarrenal han sido controladas, la mujer tendrá que decidir sobre el género con el que desea identificarse y asumir su identidad a partir de ello. "Lleva mucho tiempo reconstruir el rol social y reconstruir la familia. Va a ser un proceso laborioso, en el que es necesaria la intervención psicológica", apuntó Hu Shaohua, subdirector del Centro de Salud Mental del hospital donde es tratada, quien aseguró que la paciente aún no ha solicitado el apoyo psicológico.