Comerciantes de la nave B en la Central de abastos regalaron una tonelada de mango que estaba en riesgo de echarse a perder debido a las bajas ventas que han registrado en los últimos días.

Esta mañana, los dueños del local 25 comenzaron a ofrecer de forma gratuita el producto, al afirmar que preferían ayudar a la gente que lo necesita en vez de dejarlo podrir.

Los comerciantes indicaron que han perdido miles de pesos porque muchos de sus clientes se dedican a vender en tianguis o en la vía pública y actualmente no tienen permitido laborar.

Señalaron que aunque la inversión en su mercancía prácticamente se perdió, prefirieron apoyar a las familias que también se ven afectadas económicamente a causa de la pandemia.