Elodia Sofía De Landa de Jenkins aseguró que el patrimonio de la Fundación Mary Street Jenkins está en "buen resguardo", según el desplegado publicado este jueves, en el cual nunca dijo dónde está el dinero que tenía la institución. 

En la misiva, se limitó a calificar de "despreciable" a su hijo mayor Guillermo, quien supuestamente "su ambición lo ha llevado a ensuciar con sus mentiras la memoria del que en desgracia fue su padre y el que por su comportamiento me ha orillado hacer pública estas acusaciones".

Por lo anterior, en esta carta abierta lamenta que su primogénito lleve sus apellido y asegura que ella y sus demás hijos pelearán para que se siga invirtiendo en obras de asistencia social.

Asimismo, De Landa de Jenkis aseguró que sólo busca defender su honor, la de sus hijos, nietos y bisnietos, principalmente el nombre de su esposo Guillermo Jenkins Anstead, que falleció en diciembre de 2016.

Y es que, señala que por las “mentiras” de su hijo mayor Guillermo Jenkins de Landa actualmente están acusados del robo de 14 mil millones de pesos ella, sus hijos Roberto, María Elodia, Margarita, Juan Carlos, así como su sobrino Juan Eustace Jenkins, a quienes un juez de control federal del Estado de México les giró órdenes de aprehensión.

Sin embargo, De Landa de Jenkins sostiene que “el patrimonio de la Fundación Jenkins está en buen resguardo y pelearemos hasta lo último para que siga su camino en sus obras de asistencia, cooperando en lo que más nos atañe, México”.

Asimismo, destaca que las contribuciones que hizo su esposo para la educación y salud en Puebla y otras entidades del país se han visto dañadas por acusaciones “falsas” de su hijo mayor Guillermo Jenkins de Landa a quien se refirió como un ser “despreciable” porque –dice-- su ambición lo ha llevado a tratar de ensuciar la memoria de su padre.