La Red Regional de Sistemas y Comités por la Defensa del Agua alertó sobre la inminente aniquilación de la vida rural y productiva en los estados de Tlaxcala, Puebla y Morelos tras la reactivación del Proyecto Integral Morelos (PIM) que contemplan dos termoeléctricas, un gasoducto y un acueducto abastecido por el río Cuautla.

En un comunicado, las organizaciones civiles denunciaron que el desalojo del plantón instalado en San Pedro Apatlaco, municipio de Ayala en Morelos, la madrugada del pasado 23 de noviembre pasa por encima de los 20 amparos ganados por los pueblos a favor de la suspensión de la obra.

Lo anterior pone en riesgo la política comunitaria de mantener la soberanía alimentaria y la protección del medio ambiente por encima de los intereses comerciales de las trasnacionales, e ignora las propuestas sobre proyectos de energía fotovoltaica solar planteados por las organizaciones.

“Al haber desalojado el plantón de Apatlaco el gobierno federal demuestra que lo que quiere es beneficiar a las empresas transnacionales que impulsan el perverso PIM… El actual gobierno está siguiendo al pie de la letra el modelo de ´desarrollo´ neoliberal que dice repudiar y querer transformar”, refiere el comunicado.

Las organizaciones alertan sobre los riesgos por el trazo del gasoducto en zona volcánica y en rutas de evacuación señaladas en caso de erupción del volcán activo Popocatépetl, además del saqueo de los recursos en los estados de Tlaxcala, Puebla, Morelos y la modificación de las formas de organización social centradas en la vida campesina.

“El gobierno obradorista, quien, en un acto de traición, olvidando su promesa de no continuar con el PIM hecha en el 2014… ahora pretende continuar con este proyecto de muerte. Haciéndole honor a Carlos Salinas de Gortari, quien no oía ni veía a sus opositores, el gatopardista gobierno de la autollamada 4T ha ignorada propuestas serias… planteados por nuestros compañeros".