La tradicional celebración del Día de Muertos está 'a la vuelta de la esquina' y con ello, también la costumbre de poner los altares que adornan y llenan de color y aromas los hogares de la República Mexicana.

Las formas de poner esta ofrenda varía en diversas entidades de México, pero parte del espíritu se mantiene igual: en ellos se ponen alimentos o bebidas que eran de las preferidas de la persona fallecida.

Ahora, si bien el Día de Muertos está ligado con las celebraciones católicas del Día de los Fieles Difuntos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre), el altar puede ponerse mucho antes, sobre todo si tomamos en cuenta la causa de la muerte de la persona que vendrá a visitar nuestro hogar.

¿QUÉ DÍA SE PPONE LA OFRENDA DE DÍA DE MUERTOS?

De acuerdo con la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), debes de tomar en cuenta lo siguiente:

-Si el altar es para una persona que murió asesinada: la institución señala que, en estos casos, la fecha de celebración es el 28 de octubre. -Niños que murieron sin llegar a ser bautizados: en este caso, la ofrenda se coloca para los días 30 y 31 de octubre.

-El primero de noviembre se dedica para recordar a las demás personas que fallecieron durante su infancia.

-Finalmente, el 2 de noviembre los altares conmemoran las vidas y recuerdos de los muertos que dejaron este mundo cuando eran adultos.

La celebración del Día de Muertos fue declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2008 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).