Las críticas no se hicieron esperar sobre la propuesta de ley que prohíbe vender comida chatarra a niños en Oaxaca Independientemente de que esto se dé en Oaxaca, y que el señalamiento sea para algunos, un exceso, y de que el gobierno se empeña en trasladar culpas a otros sectores, cuando deberían tomar acciones y prevenir los problemas de salud en el país.

Vale la pena poner el panorama general del país, sobre el consumo de productos chatarra. Centrémonos solo en la industria refresquera y vea usted todo lo que hay detrás:

A saber y de repente solo tres factores que tiene que ver con este asunto:

- La costumbre que representa el punto clave de todo este embrollo

- La industria en sí, por las inversiones

- El sector laboral, el número de empleos que genera esa industria en México.

Veamos la costumbre en el consumo de los mexicanos

De acuerdo con Kantar Worldpanel México, las bebidas favoritas de los mexicanos en casa son, en orden de importancia:
- Primero.- Los refrescos
- Segundo.- agua natural
- Tercero.- agua saborizada
- Cuarto.- Té natural
- Quinto.- Jugo/néctar de frutas
- Sexto.- Té listo para beber
- Séptimo.- agua mineral

Bebidas preferidas de los mexicanos para el consumo fuera de casa son, en orden de importancia:

- Primero.- Los refrescos
- Segundo.- Agua saborizada
- Tercero.- Agua natural
- Cuarto.- Jugo/néctar de frutas
- Quinto.- Bebidas isotónicas
- Sexto.- Agua mineral
- Séptimo.- Bebidas energéticas
(Nótese en las dos columnas, en primer lugar es el refresco)

De la aplicación de impuestos para inhibir el consumo
Año 2014, aplicación de Impuestos a las refresqueras

Por recomendaciones de la OMS, así como las ONG y los especialistas en salud pública, México aplicó el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los refrescos y bebidas azucaradas a partir de enero de 2014, como parte del paquete de medidas lanzadas desde la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes a fines de 2013.

A pesar de la recomendación internacional que indicaba un impuesto del 20 por ciento, en México el gobierno sólo aplicó el 10 por ciento de tasa. El impuesto aprobado fue de 1 Peso por litro.

De Los resultados

Resultados de 2014 a 2018

La industria refresquera ha enfrentado diversos retos en el mercado; por ejemplo el incremento de los precios del refresco por la aplicación del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) en 2014, a pesar de eso no se afectaron significativamente los patrones de consumo de bebidas a largo plazo entre los mexicanos, considerando que el aumento de precios a causa del IEPS fue casi el doble de la inflación del país, pues la inflación promedio del 2014 a 2018 fue de 22%, mientras que la inflación de refrescos y bebidas no alcohólicas fue de 40.3%.

Cabe señalar que el senador Alejandro Armenta Mier, Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, reveló los preparativos de la presentación de la Ley de Ingresos 2021 "Debemos estar ya pensando en poder establecer y repartir cargas presupuestales", agregó.

"Estas empresas o cambian sus fórmulas, así lo digo textualmente, o cambian sus fórmulas para elaborar alimentos con altos contenidos de sodio y de azúcares añadidas, o tendrán que pagar un mayor impuesto, como sucede en otros países".

Las preguntas son ¿Reducirá el consumo entre los mexicanos, al menos de refrescos, con la propuesta de Oaxaca y la que impulsa el Senador Alejandro Armenta? ¿Tienen en cuenta que el consumidor es el que paga las consecuencias, debido a la fuerte costumbre de consumo de refrescos? ¿No es mejor una campaña social en donde se ofrezcan herramientas a las familias para un cambio a una dieta sana?

De la Industria

La industria refresquera construye cadenas de valor a partir de 120 plantas embotelladoras, 415 centros de distribución y múltiples oficinas en todo el país.

Los números

- Aporta el 1.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)

- Representa el 7.6 por ciento del PIB manufacturero, - 18 por ciento de la producción alimentaria proviene de la industria refresquera

El valor de la industria refresquera

- Asciende a 283 mil 312 millones de pesos,

- Inversión en programas sociales, 730 millones de pesos (últimos seis años)

Otros números

La cadena de valor de esta industria demanda materias primas por - 1 millón de toneladas de azúcar - 900 mil toneladas de fructuosa - 450 mil toneladas de resina PET - 33 mil toneladas de aluminio.

Cabe señalar que para producir un litro de refresco, se utilizan cuatro litros de agua.

De la generación de empleos: - Genera 127 mil 960 empleos directos (Dato al 7 nov. 2019) - 1,003,327 empleos indirectos en su cadena productiva - 1,300,000 expendedores se benefician con ganancias (más de 1,000,000 son pequeños negocios familiares).

Ahí están los datos, y si el sector público considera todos los factores antes citados, entonces también deben tomar en cuenta que las familias deben priorizar la educación desde casa y prevenir malas conductas que deriven en desnutrición, dado que la prohibición podría afectar al libre mercado de productos, incluso crear un “mercado negro”.

En cuanto al incremento de impuestos, ya se vio, como lo menciono líneas arriba, no es suficiente para inhibir el consumo.

Porque a las preguntas del Doctor López Gatell “¿Para qué necesitamos el veneno embotellado, el de los refrescos? ¿Para qué necesitamos donas, pastelitos, papitas que traen alimentación tóxica y contaminación ambiental?”, las respuestas son obvias.

Pero tal vez en esto del consumo de productos chatarra y en muchas cosas están fallando los padres de familia, pues no han sabido aconsejar a sus hijos en el qué hacer y qué no hacer para tener una vida sana, manteniendo el equilibrio en el consumo de las cosas. ¿No creer usted?