La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la primera recomendación por abusos atribuibles a elementos de la Guardia Nacional (GN), quienes el pasado mes de enero apedrearon y golpearon con toletes y escudos a extranjeros que formaban parte de una caravana migrante que buscaba llegar a Estados Unidos.

Fueron 18 personas las que acusaron a elementos de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración (INM) por violar sus derechos cuando entraron a México por la frontera sur.

“Este organismo nacional constató que el 20 y 23 de enero de 2020 personas migrantes que intentaban ingresar a México por los municipios de Suchiate y Frontera Hidalgo, Chiapas, fueron agredidas con piedras, toletes y escudos por elementos del Instituto Nacional de Migración y de la Guardia Nacional (GN) a fin impedir su avance, siendo detenidos y trasladados a una estación migratoria”, dijo la CNDH en su recomendación.

En el documento, con el folio 50/2020, la CNDH expresó que su investigación “permitió contar con elementos para acreditar violaciones a los derechos humanos a la seguridad jurídica, integridad personal, trato digno, así como al interés superior de la niñez y de la adolescencia, atribuibles a elementos de ambas dependencias (GN e INM)”.

Agregó que el INM vulneró los derechos de las víctimas porque permitió que la GN revisara y detuviera a personas en contexto de movilidad, además de que en la detención hubo un uso arbitrario y excesivo de la fuerza.

Las violaciones a derechos humanos documentadas por la CNDH ya habían sido exhibidas antes por organizaciones civiles y fueron negadas por funcionarios como Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, y Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación.

En su momento, la secretaria Sánchez Cordero indicó que no hubo ningún incidente al momento de frenar la caravana migrante, sino que sólo se indicó a los extranjeros que estaban entrando irregularmente al país.

La CNDH recomendó al titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana colaborar en el seguimiento de la queja que se formule ante la Unidad de Asuntos Internos de la GN, además de inscribir a todos los afectados en el Registro Nacional de Víctimas para que el Estado mexicano les repare el daño.

El organismo también pidió diseñar y aplicar un protocolo de actuación para los elementos de la GN, con el objetivo de que consideren los principios de absoluta necesidad, legalidad, prevención, proporcionalidad, rendición de cuentas y vigilancia en el uso de la fuerza.