El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que la pandemia por Covid-19 podría durar más allá de 2021, hasta 2022, y lo que podría ocurrir es que se convierta en una enfermedad de tipo estacional, como la influenza.

“Todos quisiéramos ver que la epidemia se elimina, pero es improbable que acabe en 2021 o 2022 a nivel mundial, porque la intensidad epidémica ocurre en distintos tiempos, ahorita vemos a Europa con rebrotes grandes y a América con un contexto mixto. En la medida que cualquier país tenga epidemia, otros la tendrán. Una predicción es que eventualmente el Covid-19 será sincrónico, se presentará de forma estacional y en periodo de frío tendrá eventos epidémicos. En calor habrá poca transmisión, muy semejante a la influenza”, dijo.

Expuso que a diferencia del inicio de la pandemia, cuando los modelos matemáticos permitían hacer proyecciones a largo plazo, en la actualidad se hacen modelos con un intervalo de 10 días y así se estiman los parámetros del semáforo epidemiológico.

“Todo mundo se pregunta cuándo se va a acabar la epidemia, en este momento, en ocho entidades es poco probable que en un periodo menor a seis semanas cambie la trayectoria, porque las epidemias, como lo hemos dicho, no se pueden interrumpir de un instante a otro”, explicó López-Gatell Ramírez.

En el panorama nacional, informó que México suma 90 mil 773 defunciones por Covid-19, 464 más que anteayer, así como 912 mil 811 contagios, 5 mil 948 más que el pasado miércoles.

No se quita cubreboca

Durante la conferencia nocturna número 242, por primera vez, Hugo López-Gatell usó su cubreboca todo el tiempo, para recordar a la población que sirve como medida de prevención contra el Covid-19, puesto que evita que se propague el virus a partir de las secreciones respiratorias.

Al prever que el próximo fin de semana los mexicanos buscarán honrar a sus muertos y acudirán a panteones, el funcionario llamó a mantener las medidas de higiene y sana distancia.

Señaló que el cubreboca no es una barrera de protección para uno mismo, y pidió que se use a fin de proteger a los demás.

Emite decreto

El presidente Andrés Manuel López Obrador emitió el decreto para declarar duelo nacional los días 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre, como homenaje a los fallecidos a causa del Covid.

En el documento difundido en el Diario Oficial de la Federación (DOF) precisó que una de las tradiciones más importantes de la identidad mexicana es la conmemoración del Día de Muertos, bajo la cual las familias mexicanas honran, reconocen y recuerdan a sus seres queridos que han perdido la vida.

“En ese sentido, resulta pertinente que con el mayor respeto y fraternidad se honre y recuerde a cada uno de los mexicanos que han perdido la vida en el último año a causa de la enfermedad causada por el virus SARS-CoV2 (Covid-19), he tenido a bien expedir el siguiente decreto”, indicó.

También está molesto, por más que lo disimule.

“Hay gente que dice que esto es una farsa. ¡Es real!”, manifestó. “Me lavo tanto las manos que bromeo con los muchachos del trabajo. ‘Pronto seré más blanco que todos ustedes’, les digo”.

Al principio de la pandemia, un 60% de los contagios y de las muertes en Mississippi afectaban a afroamericanos, que representan el 38% de la población de este estado. En las iglesias que frecuenta la población negra el uso de barbijos es obligatorio, abundan los desinfectantes, los feligreses toman distancia y los pastores se aseguran de que todo el mundo está consciente de la gravedad de la enfermedad.

Pero los tapabocas escasean en los barrios de blancos. En la Feria Estatal Anual de Mississippi, la gran mayoría de los afroamericanos llevaban tapabocas una noche de octubre. La mayoría de los blancos no.

“Buena parte de la comunidad blanca, sobre todo en las zonas que no han sido tan afectadas, no cumple con el distanciamiento social y el uso de barbijos”, dijo hace poco a periodistas el doctor Thomas Dobbs, el principal funcionario de salud del estado.

Bonnie y Mike son dos afroamericanos que se conocieron hace más de 25 años, cuando ella organizaba un partido de básquetbol para apoyar un programa escolar patrocinado por AT&T. Trabajó allí hasta hace un par de años. Él sigue trabajando allí como técnico.

Los dos tratan de sobrellevar como pueden una pandemia de coronavirus que unos se toman más en serio que otros.