Tras una reducción en el número de contagios y hospitalizaciones, el Gobierno de Ciudad de México anunció la apertura diaria de los comercios en el Centro Histórico, mientras que en Nuevo León el sector del entretenimiento comenzó su reactivación, al igual que en Quintana Roo con la apertura de sus playas turísticas.

 Aunque la capital seguirá en semáforo naranja, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno, explicó que el esquema de apertura por pares y nones de comercios del Centro llegó a su fin, ahora pueden abrir todos los días hasta las 18:30 horas y ya se analiza el regreso de gimnasios y otros sectores. Los cambios contemplan una hora más de operación para los restaurantes, por lo que desde el lunes podrán cerrar hasta las 23 horas, mientras que los pequeños comercios, tiendas departamentales y los centros comerciales podrán concluir sus actividades hasta las 18:30 horas.

 Asimismo, el sector de la construcción podrá trabajar un día más, es decir, de lunes a sábado; se permitirá la apertura de exposiciones y centros de convenciones con un aforo máximo de 30 por ciento y un tiempo máximo de estancia de 50 minutos.

De acuerdo con Sheinbaum, 2 mil 857 permanecían hospitalizados por covid en camas generales y 637 en terapia intensiva.

En Nuevo León uno de los sectores más castigados durante la contingencia sanitaria, el del entretenimiento, inició su reactivación; cines, teatros, casinos, gimnasios, salones de eventos y ligas deportivas subieron sus cortinas. Los negocios tendrán un horario de 5 a medianoche todos los días con un aforo de 30 por ciento; en contraste, los giros que siguen cerrados son guarderías, albercas públicas, salones de fiestas infantiles, estadios, bares, antros y las clases presenciales. Mientras que plazas comerciales, restaurantes, hoteles, iglesias, centros de culto y parques públicos ampliarán sus horarios de servicio, aunque mantienen su capacidad a 30 por ciento.

Luego de dar a conocer las reaperturas de centros y giros de entretenimiento, el gobernador Jaime Rodríguez declaró que lo único que hicieron es “darle permiso a la gente para salir a enfermarse” y aclaró que cuentan con la infraestructura hospitalaria suficiente ante un posible rebrote de contagios.

En la zona norte de Quintana Roo se alista la reapertura de playas, sitios arqueológicos y gimnasios, luego de pasar a amarillo en el semáforo epidemiológico. “Podrán abrir algunas playas con gradualidad, no se podrán ingerir bebidas alcohólicas ni alimentos, pero la gente ya podrá acudir, a excepción de los grupos vulnerables”, precisó el gobernador Carlos Joaquín González.

Los nuevos protocolos señalan que se permitirá un aforo máximo en playas de 60 por ciento, con un horario de 9 a 17 horas; gimnasios y clubes deportivos, operarán a 50 por ciento de su capacidad. En el caso de hoteles, restaurantes, sitios históricos, parques temáticos, campos de golf, servicios turísticos, parques, teatros, cines y otros, operarán a 60 por ciento.