La Organización Mundial del Turismo (OMT) desarrollará un código internacional de protección de los turistas para el escenario posterior al Covid-19, explicó en una entrevista con Efe su secretario general, Zurab Pololikashvili.

El secretario abundó que la organización también impulsará la coordinación entre países para establecer estándares que den certidumbre a los viajeros.

La OMT celebró esta semana su Consejo Ejecutivo en la capital georgiana, el primer acto presencial que celebra un organismo de Naciones Unidas tras la declaración de la pandemia.

Con ello intentó lanzar al mundo el mensaje de que con todas las prevenciones (mascarillas, distancia, geles hidroalcohólicos, test, tomas de temperatura, etc) se puede volver a viajar.

El Consejo, con presencia de delegaciones de 29 países, acordó desarrollar unos estándares mínimos de asistencia internacional y protección de los consumidores en situaciones de emergencia, especialmente para el escenario después de la pandemia.

Al tiempo, la OMT está trabajando en la coordinación entre países y en la identificación de estándares para superar la situación de los primeros meses tras la declaración de la pandemia, cuando todo era "caótico", según Pololikashvili.

El máximo ejecutivo de la OMT confía en que esta segunda oleada de infecciones, que está teniendo lugar ahora en distintos lugares del mundo, pase rápido y calcula que para principios del año próximo la OMT podrá tener una impresión más precisa de por dónde se moverá el turismo tras esta crisis.

El secretario general entiende que de momento el patrón de los viajes va a virar hacia un modelo más doméstico.

Indicó que el desarrollo del turismo rural, un ámbito que ya antes de la pandemia se propuso impulsar la OMT y, de hecho, declaró 2020 como el año del turismo rural, puede apoyar destinos nuevos en zonas más despobladas.

También está cambiando el perfil del turista, con más gente joven puesto que los mayores "tienen miedo y son población de riesgo".

Pololikashvili explicó que la organización comenzó su campaña para impulsar el reinicio del turismo precisamente en las islas Canarias, el pasado julio, y llevó a cabo acciones similares en Baleares, con la idea de dar esperanza y mensajes positivos en un sector que sufrió con especial virulencia.

"Se puede viajar", dijo el secretario general de la OMT.

Sin embargo, la vuelta a la normalidad dependerá de cuándo abran las fronteras y de cómo se vaya desarrollando la pandemia.

En su opinión, coordinar entre los gobiernos las distintas medidas de prevención para eliminar incertidumbres y establecer protocolos armonizados que permitan viajar en tanto no se descubra la vacuna, es lo principal.

Para la recuperación del turismo mundial es clave la conectividad, afirmó, ya que un 65 por ciento del turismo internacional se mueve en avión.

No obstante también la definición de los regímenes de restricciones por parte de los gobiernos, las cuarentenas y la apertura de fronteras.