A raíz de las protestas por la muerte de George Floyd, a manos de la policía de Minneapolis, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, anunció que se extenderá el toque de queda hasta el próximo domingo.

Con esta medida se prohíbe salir a las calles desde las 20:00 horas hasta las 05:00 horas del día siguiente. En conferencia de prensa el alcalde también rechazó el uso de fuerzas militares en la ciudad tal y como lo sugirió el presidente Donald Trump.

Son casi 1.000 personas han sido arrestadas desde que comenzaron las protestas en la ciudad, el jueves por la noche, entre ellas la hija del alcalde, Chiara De Blasio.

Además, cerca de media docena de oficiales de la policía de Nueva York fueron heridos en la cuarta noche de protestas, dijo la policía el día de ayer. Se calcula que más de 50 uniformados han resultado heridos desde el jueves, algunos ensangrentados por los enfrentamientos, pero ninguno herido de gravedad.