La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), infirmó que en los centros de Reinserción Social de Tlaxcala hay 31 personas contagiadas con el SARS-CoV2 de acuerdo con el informe dado a conocer hace unas horas por el órgano autónomo.

Y es que después de no registrar ni un solo caso positivo o sospechoso hasta inicios del mes de julio, la población penitenciara de la entidad fue alcanzada por la pandemia de COVID-19, sumándose así a la estadística nacional que consta de un total 736 casos confirmados acumulados de coronavirus en cárceles de 27 entidades del País, así como 224 casos sospechosos, y 112 defunciones.

En el caso de Tlaxcala, se registraron 31 reclusos positivos al nuevo coronavirus, lo que significa un índice bajo de alrededor del tres por ciento tomando en cuenta que la población penitenciara en los tres centros de Reinserción Social, que operan en la capital del estado y en el municipio de Apizaco, es de aproximadamente mil personas.

De acuerdo al informe de la CNDH con corte de información al 11 de julio, los centros penitenciarios de Tlaxcala no registran ningún deceso, hasta el momento, con base al trabajo de monitoreo hecho a nivel nacional, tampoco tiene reporte de casos sospechosos y no registra o motines por medidas de seguridad.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos manifestó que la emergencia que se vive en nuestro país, y particularmente en los centros penitenciarios a nivel nacional, no solo es de carácter sanitaria sino también social, laboral y económica que requiere de acciones efectivas e inmediatas de las autoridades para la implementación de medidas oportunas y eficaces de prevención, control y, en su caso, manejo y gestión de emergencias que, de no atenderse, podría desencadenar en sistemáticas violaciones a derechos humanos incluso irreparables.