En tiempos del COVID-19, se han generado muchos cambios en la vida cotidiana de la humanidad en todos los aspectos, en el educativo no solo cambió la metodología de enseñanza sino también atentó contra la tradicional y muy esperada ceremonia de graduación que marca no únicamente el fin de un ciclo escolar, sino además pasar de un grado a otro, y de un nivel educativo a otro, lo que se traduce como avanzar en la vida académica.

Y es justo ese sentimiento de progresar el que no queda del todo satisfecho con una graduación en línea, en el mejor de los casos, ya que en otros únicamente los papás, mamás, tutores o los mismos alumnos y alumnas tuvieron que imprimir sus certificados y con ello darse por graduados, sin estar en una ceremonia, sin festivales, sin abrazos de sus seres queridos y amigos, sin las palabras de despedida, porras, risas y llanto entre compañeros de clase.

Derivado de la pandemia por Coronavirus, la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE), estableció que las ceremonias de fin de ciclo escolar y de graduación presenciales quedaban suspendidas por la magnitud de contagios que existen en Tlaxcala y el nivel de riesgo epidémico, con el propósito de evitar posibles contagios, por lo que un total de 72 mil 86 alumnos y alumnas de educación básica, preescolar, primaria y secundaria, estarían recibiendo sus certificados en línea.

Las boletas de calificación y certificados de los estudiantes de nivel básico tienen a disposición en la plataforma de la SEPE, esos sí bajo criterios de seguridad para la protección de datos personales, los cuales pueden ser descargados e impresos.

Ha sido mediante ese mecanismo que un total de 23 mil 773 niñas y niños de preescolar han tenido en sus manos sus certificados, además de 25 mil 638 alumnos de primaria, y 23 mil 453 de educación secundaria.

Todos ellos y ellas, recuerdan que en años anteriores sus escuelas se vestían de fiesta, para recibir a las y los graduados a sus familias, padrinos y amigos, recibían sus documentos de una manera especial de manos de autoridades educativas, y además regalos, abrazos y porras por haber concluido un ciclo importante de su educación lo que significaba el tránsito hacia otra institución para seguir con su educación.

Ahora esas ceremonias se trasladaron a las plataformas como Zoom, Facebook, y otras plataformas, se cancelaron las fiestas, los viajes, las misas de acción de gracias, los convivios, las fotografías grupales, la renta de la toga y el birrete, todo esto en tiempos del COVID.