En el mercado de invierno Puebla se quedará sin la columna vertebral del último torneo con las salidas del arquero Nicolás Vikonis, el lateral Brayan Angulo y el delantero Christian Tabó; pero en teoría hará caja con sus ventas en el afán de encarar el invierno.

Todos estos elementos, cabe destacar, jugaron más del 75 por ciento de los partidos del Guard1anes 2020 y se convirtieron en piezas claves para la consecución del pase a la repesca y a los cuartos de final. Aunque de los tres, la baja más dolorosa es a todas luces la del portero Nico Vikonis.

Al cancerbero charrúa, con un pie hoy en Mazatlán, le quedaba un año de contrato en La Franja; pero tal parece la dirigencia blanquiazul tratará de sacarle jugo con su inminente “venta” al conjunto del Pacífico. Precisar, el grupo a cargo de la operación de Puebla es el mismo detrás de Mazatlán (Televisión Azteca). Por lo tanto, lo de traspasar a Vikonis presume más tintes de movimiento estratégico con el objetivo de reforzar a un equipo que no tuvo todas consigo en los últimos seis meses.

Vikonis llegará a Mazatlán como uno de los tres mejores porteros del futbol mexicano del 2020 gracias a lo hecho en el Clausura, donde quedó primero en arcos en cero o blanqueadas y se subió al podio dentro del departamento de atajadas.

En el Guard1anes bajó su nivel, pero reencontró su mejor versión hacia el cierre del torneo, erigiéndose en héroe de la serie de repesca contra Rayados parando un penal y anotando otro. Dichas actuaciones, aunadas a las del juego de ida de los cuartos de final contra León, devolvieron al charrúa a la palestra del futbol nacional.

En cuanto a Brayan Angulo, éste exhibió su mejor forma de la mitad del Guard1anes hacia delante. El colombiano sano es el mejor lateral por izquierda del futbol mexicano y Puebla sin duda resentirá su ausencia de cara al próximo torneo.

Sin embargo, la venta del cafetalero tal vez esté presupuestada en el seno de La Franja cuando el equipo cuenta con dos carrileros de garantías como George Corral y Jesús Arturo Paganoni. Pero, a decir verdad, ninguno de los dos es capaz de generar el futbol ofensivo del colombiano. Angulo se convertirá en nuevo jugador de Tijuana.

Respecto a Christian Tabó, Puebla se desprende de un jugador intermitente, pero con futbol. El uruguayo presumiría como nuevo destino Santos Laguna. Tabó el último semestre apenas anotó un gol en la fase regular y en los cuartos de final sólo se vio en el juego ida contra León.

Mejor imposible ejemplificada su irregularidad con La Franja. Si el Puebla concreta la venta de estos tres elementos, el club se echará a la bolsa alrededor de 70 millones de pesos que bien le servirían para cubrir parte de la nómina del siguiente semestre, o para parte de los fichajes del 2021.

Y AÚN FALTA…

Si bien Puebla se desprende de parte de su columna vertebral para el 2021, a estos nombres se les sumaría el de Javier Salas.

El mediocampista de contención también cambiaría de aires, situación que le generaría al conjunto blanquiazul un dolor de cabeza en el centro de la cancha. Además de Salas, también se unirían a las bajas de La Franja nombres como los de Alejandro Chumacero, Eduardo Herrera y Osvaldo Martínez.

Todos éstos terminan contrato. Por las ventas de Vikonis, Angulo y Tabó, la del colombiano dejaría más dinero a las arcas del club, pues está valuado según Transfermarkt en 33 millones de pesos