El mexicano Sergio Pérez estuvo cerca de lograr su décimo podio en la Fórmula 1 hasta que una falla en el motor Mercedes de su Racing Point lo privó de la tercera posición a tres vueltas del final cuando se incendió su monoplaza.

Luego del segundo lugar conseguido en Turquía, Pérez aprovechó la primera arrancada para quitarse a Valtteri Bottas y Alexander Albon, ascendiendo a la tercera posición. Todo parecía a favor del mexicano hasta que en la parte final de la carrera anunció de una pérdida de potencia en su monoplaza.

El retiro del coche de Pérez provocó un nuevo safety car y la conclusión de la competencia bajo bandera amarilla.

La victoria fue para el inglés Lewis HamiltonMercedes, aunque la firma alemana no consiguió el 1-2 con Valtteri Bottas. El finlandés sufrió una pinchadura de neumático que lo obligó a cambiar su estrategia en pits cayendo hasta la última posición, y aunque al final rescató al octavo puesto, la lucha por el segundo lugar del campeonato de pilotos favorece al holandés del equipo austriaco, Max Verstappen, quien concluyó detrás del ahora siete veces campeón del mundo.

La carrera tuvo una detención por bandera roja debido al fuerte accidente que protagonizó Romain Grosjean, Haas, en la primera vuelta de la competencia. El francés tocó al AlphaTauri de Daniil Kvyat y salió proyectado contra uno de los rieles del circuito.

El impacto fue de tal magnitud que la célula de combustible explotó. Grosjean logró salir del incidente por su pie pero con quemaduras leves en algunas zonas de su cuerpo.

La competencia estuvo detenida durante una hora y 20 minutos ante la necesidad de reparar el circuito.

En el reinicio un nuevo accidente se presentó cuando Kvyat y el Racing Point de Lance Stroll se tocaron. El canadiense terminó con su monoplaza volteado sin daños para el piloto, pero provocando la salida del coche de seguridad.

La penúltima carrera del calendario se disputará en Bahréin la próxima semana, pero con la modificación de que se utilizará el trazado externo.