LeBron James, que busca un cuarto título de la NBA en su décima aparición en las Finales, no tiene problemas para mantener en perspectiva la victoria dominante de Los Angeles Lakers en el primer juego de la serie de títulos de 2020.

Los Lakers se sacudieron de un comienzo lento para liderar al Miami Heat por hasta 32 puntos en el camino hacia una victoria por 116-98 en Orlando, Florida, pero James insistió en que no era momento de celebrar.

"El mejor maestro en la vida es la experiencia", dijo James. "He vivido momentos en mi carrera en los que tienes todo el impulso del mundo y sentías que tenías el juego bajo control, y una jugada aquí o una jugada allá podría cambiar el curso de una serie o cambiar el curso de una juego."

James todavía está molesto por el recuerdo del segundo juego de las Finales de la NBA de 2011, cuando jugó junto a Dwyane Wade para el Heat contra los Dallas Mavericks.

Nota completa AQUÍ.